Lo acompañan el Jefe de Gabinete, Marcos Peña; el vicepresidente del BCRA, Lucas Llach; la presidenta de FELABAN, María Mercedes Cuéllar López; y el director general de la misma entidad, Giorgio Trettenero. Ver discurso completo

El presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) inauguró la 50 Asamblea Anual de FELABAN, realizada entre el 5 y 8 de noviembre último en el Hotel Hilton de Buenos Aires, con la asistencia de más de 1700 representantes de la industria financiera del país y del exterior. A continuación, se reproduce el discurso pronunciado:

Sr. Jefe de Gabinete de Ministros de la Presidencia de la Nación, Marcos Peña
Sr. Vicepresidente del Banco Central de la República Argentina, Lucas Llach.
Sra. Presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos, María Mercedes Cuéllar López.
Sr. Secretario General de Felaban, Giorgio Trettenero.
Señoras y Señores

Muy buenos días. Quiero darles la bienvenida a nuestra ciudad de Buenos Aires para celebrar la 50 Asamblea Anual de la Federación Latinoamericana de Bancos (FELABAN). Algunos recordarán que un año atrás en la clausura de la asamblea en Miami y en la antesala de las elecciones presidenciales en nuestro país, los alentaba a venir a Buenos Aires y a que conocieran de primera mano el cambio en el clima de negocios y oportunidades que preveíamos.

Hoy estamos orgullosos de tenerlos como huéspedes y haremos todo lo posible para que vuestra estadía sea excelente y provechosa.

Nuestra agenda de cuatro días de trabajo y ronda de negocios seguramente será beneficiosa para toda la región.

Participan funcionarios del gobierno argentino y expositores reconocidos del país y del exterior que brindarán su visión sobre cuestiones de estricta actualidad en la materia que nos involucra.

Así, por ejemplo, tendremos la posibilidad de escuchar a los Ministros de Hacienda y Finanzas de la Nación y de Economía de la Provincia de Buenos Aires que nos ofrecerán un cuadro de situación sobre la nueva política económica y financiera y las perspectivas de evolución que esperan en base a las decisiones gubernamentales adoptadas, como también conocer la opinión y reflexiones del Presidente del Banco Central de la República Argentina.

Antes de continuar con la agenda, permítanme algunas consideraciones sobre la realidad del país y los desafíos que tenemos por delante. El Presidente Mauricio Macri, a poco de asumir el pasado 10 de diciembre, impulsó una serie de medidas destinadas a remover los obstáculos que estaban dificultando el desarrollo económico.

En primer término, liberó el mercado cambiario, resolvió la situación con los acreedores externos, encaró la normalización de las estadísticas y reconocimiento de la inflación, e impulsó el proceso de sinceramiento fiscal actualmente en curso.

Todo con la firme decisión de reinsertar a la Argentina en los mercados internacionales. La activa agenda del Presidente con los principales líderes mundiales, su presencia en foros internacionales, el incentivo de encuentros empresarios del ámbito privado y las reuniones impulsadas por las propias representaciones diplomáticas extranjeras, son la evidencia del camino iniciado.

Como consecuencia de ello, la Argentina tiene nuevamente relaciones no solo con los organismos de créditos internacionales sino que aspira a un rol de mayor liderazgo en la región y en los mercados comerciales. Concretamente, está camino de formar parte de la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Y seguramente la expectativa es alcanzar el nivel de “investment grade” en los próximos años.

Este reposicionamiento trajo rápidamente una mejora en el costo del capital y las condiciones de financiamiento en el crédito externo, casi a la par de los países de la región. Baja que tendrá efectos benéficos también y fundamentalmente en el costo de endeudamiento de las empresas y las familias.

Esta es la gran noticia: Argentina entró nuevamente en el radar de los inversores, con un gran potencial en sectores clave como el agro, energía, minería, infraestructura de todo tipo, vivienda, agua y sanidad. Pero es también nuestro gran desafío poner en valor todas nuestras capacidades para conseguir un desarrollo perdurable.

Retomando la agenda académica del programa, esta incluye la revisión de las tendencias macroeconómicas mundiales y su impacto en la región, banca digital con vistas a 2030, regulaciones bancarias, financiamiento sostenible, inclusión financiera como nuevos modelos de negocios, y el impacto del Brexit en América latina.

Para concluir quiero recordar los conceptos pronunciados un par de años atrás por el presidente colombiano Juan Manuel Santos Calderón quien resaltó que podía ser marketinero hablar mal de los bancos pero que él entendía lo contrario ya que cuando les iba bien a los bancos le va bien al país.

De eso se trata. Contar y velar por sistemas financieros sólidos, saludables y competitivos es condición sine qua non para impulsar las economías domésticas y contribuir al desarrollo de los países y de sus ciudadanos.

Pero esta visión no sería completa si no incorporamos la necesidad de trabajar por un sistema más inclusivo y competitivo en todos los mercados, y en los que la educación de los actuales y futuros usuarios bancarios esté presente en nuestra gestión.

De nada sirven bancos súper tecnificados sin público que los pueda usar.

Este es el compromiso que como líderes de la actividad tenemos que asumir, al tiempo que aspiro que se constituya en el espíritu que guíe las sesiones de esta 50 Asamblea Anual de Felaban, que declaro inauguradas.

Giorgio Trettenero, Ma. Mercedes Cuéllar, Marcos Peña, Claudio Cesario y Lucas Llach.

Giorgio Trettenero, Ma. Mercedes Cuéllar, Marcos Peña, Claudio Cesario y Lucas Llach.